Spanish Translation

Declaración de Ciudad del Cabo para la Educación Abierta:
Abriendo la promesa de Recursos Educativos Abiertos

Estamos en la cúspide de una revolución global en la enseñanza y el aprendizaje. Los educadores a lo largo del mundo están sembrando un vasto corpus de recursos educativos en la Internet, abierto y libre para que todos lo usen. Estos educadores están creando un mundo donde cada persona en el planeta puedan acceder y contribuir a la suma del conocimiento humano. También plantan las semillas de una nueva pedagogía en donde los educadores y los estudiantes crean, dan forma y desarrollan juntos el conocimiento, profundizando sus habilidades y entendimiento en el proceso.

Este movimiento educativo emergente combina la tradición establecida de compartir buenas ideas con colegas educadores, y la cultura colaborativa e interactiva de la Internet. Está construida sobre la creencia de que cada uno debería tener la libertad de usar, adaptar a la medida de sus necesidades, mejorar y redistribuir recursos educativos sin restricciones. Los educadores, estudiantes y otros que compartan esta creencia se están congregando como parte de un esfuerzo mundial para hacer a la educación tanto más accesible como efectiva.

La creciente colección global de recursos educativos abiertos ha creado un terreno fértil para este esfuerzo. Estos recursos incluyen materiales de cursos con licencias abiertas, planificaciones de clases, libros de textos, juegos, software y otros materiales que apoyen la enseñanza y el aprendizaje. Ellos contribuyen a hacer la educación más accesible, especialmente dónde el dinero para los materiales para el aprendizaje es escaso. También nutren al tipo participativo de la cultura del aprendizaje, la creación, el compartir y la colaboración que las sociedades del conocimiento de rápida evolución necesitan.

Sin embargo, la educación abierta no está limitada a sólo recursos educativos abiertos. También se basa en tecnologías abiertas que facilitan un aprendizaje colaborativo, flexible y en el compartir practicas de enseñanza que facultan a los educadores a beneficiarse de las mejores ideas de sus colegas. Puede crecer hasta incluir nuevos enfoques en la evaluación, acreditación y al aprendizaje colaborativo. Comprender y adoptar innovaciones como esta es crítica para la visión a largo plazo de este movimiento.

Existen muchas barreras para la realización de esta visión. La mayoría de los educadores permanecen en el desconocimiento del creciente número de recursos educativos abiertos. Muchas instituciones educacionales y gubernamentales no están al tanto o no están convencidos de los beneficios de la educación abierta. Las diferencias entre los esquemas de licencias para los recursos abiertos crean confusión e incompatibilidad. Y, por supuesto la mayoría del mundo todavía no tiene acceso a los computadores y a las redes que son integrales para la mayoría de los esfuerzos de educación abierta.

Estas barreras pueden ser vencidas solo por el trabajo en común. Invitamos a estudiantes, educadores, capacitadores, autores, escuelas, facultades, universidades, editores, sindicatos, gremios profesionales, legisladores, gobiernos, fundaciones y otros que compartan nuestra visión a comprometerse en la prosecución y promoción de la educación abierta, y, en particular, a estas tres estrategias para incrementar el alcance e impacto de los recursos educativos abiertos:

  1. Educadores y estudiantes: Primero, animamos a los educadores y a los estudiantes a participar activamente en el movimiento emergente de la educación abierta. La participación incluye: la creación, el uso, la adaptación y el mejoramiento de los recursos educacionales abiertos; adoptar practicas educacionales construidas alrededor de la colaboración, el descubrimiento y la creación del conocimiento; e invitar a los pares y colegas a involucrase. La creación y el uso de estos recursos abiertos deberán ser considerados como integrales a la educación y deberían ser apoyados y recompensados de manera acorde.
  2. Recursos Educativos Abiertos: En segundo lugar, convocamos a educadores, autores e instituciones a publicar sus recursos abiertamente. Estos recursos educacionales abiertos deberían ser licenciados para facilitar el uso, la revisión, la traducción, el mejoramiento y su uso compartido por cualquier persona, idealmente sin restricciones legales más que un requerimiento del creador para una atribución apropiada o para compartir trabajos derivados. Los recursos deberían ser publicados en formatos que faciliten tanto el uso como la edición, y que puedan acomodarse a una diversidad de plataformas técnicas. Cuando sea posible, deberían estar disponibles para personas con incapacidades físicas y para aquellos que no tiene acceso a la Internet.
  3. Políticas de Educación Abierta: En tercer lugar, los gobiernos, las juntas o consejos de escuelas, las facultades y universidades deberían hacer de las políticas de educación abierta una prioridad. Idealmente, todos los recursos educacionales financiados con los impuestos de los contribuyentes deberían ser recursos educativos abiertos. Los procesos de acreditación deberían dar preferencia a los recursos educativos abiertos. Los centros de recursos educacionales deberían incluir y destacar activamente los recursos abiertos de Educación dentro de sus colecciones.

Estas estrategias representan mucho más que lo que hay que hacer. Constituyen una sabia inversión en la enseñanza y el aprendizaje para el siglo XXI. Harán posible el redirigir fondos de los caros libros de texto hacia un mejor aprendizaje. Ayudarán a los profesores a destacarse en sus trabajos y otorgarán más oportunidades para una mayor visibilidad e impacto global. Acelerarán la innovación en la enseñanza. Les dará a los estudiantes un mayor control sobre su aprendizaje. Estas estrategias para cualquiera son sensatas.

Miles de educadores, estudiantes, autores, administradores y legisladores están ya involucrados en iniciativas de educación abierta. Tenemos la oportunidad de hacer crecer este movimiento para incluir a millones de educadores e instituciones en todos los rincones del mundo, ricos y pobres. Tenemos la ocasión de llegar hasta legisladores, trabajando en conjunto para materializar las oportunidades que se nos presenten. Podemos hacer partícipes a empresarios y casas editoriales que estén desarrollando modelos de negocios innovativos que son tanto abiertos como financieramente sustentables. Tenemos la oportunidad de nutrir a una nueva generación de estudiantes involucrados con los contenidos abiertos educativos, facultados por su aprendizaje para compartir el nuevo conocimiento e intuición con los demás. Y lo más importante, tenemos la oportunidad de mejorar dramáticamente las vidas de cientos de millones de personas a lo ancho y largo del mundo a través de oportunidades educacionales libremente disponibles, de alta calidad, y relevantes localemente.

Nosotros, los firmantes, invitamos a todos los individuos e instituciones a congregarse en la Declaración de Ciudad del Cabo para la Educación Abierta, y al hacerlo, comprometerse a llevar a cabo las tres estrategias anteriormente mencionadas. Alentamos también a aquellos que firmen a que desarrollen y persigan posteriores estrategias para fomentar y sustentar esfuerzos en el campo de la tecnología abierta, en el libre intercambio de practicas de enseñanza y otros enfoques que promuevan el uso más extendido de la educación abierta. Con cada persona o institución que tome este compromiso—y con cada esfuerzo posterior para articular esta visión-- , nos acercaremos aún más hacia un mundo de educación abierta, educación flexible y efectiva para todos.

September 15, 2007
Cape Town, South Africa

Grace Baguma, Department of Education, Uganda
Rich Baraniuk, Connexions / Rice University
Karien Bezuidenhout, Shuttleworth Foundation
Ahrash Bissell, Creative Commons / CCLearn
Rhett Bowlin, Open Society Institute
Delia Browne, Department of Education, Australia
Darius Cuplinskas, Open Society Institute
James Dalziel, LAMS Foundation
Heather Ford, iCommons
Eve Gray, Centre for Educational Technology, UCT
Melissa Hagemann, Open Society Institute
Mark Horner, Free High School Science Textbooks
Jason Hudson, Shuttleworth Foundation
Helen King, Shuttleworth Foundation
John Lesperance, VUSSC
Peter Levy, Curriki
Jaroslaw Lipszyc, Fundacja Nowoczesna Polska
Lisa Petrides, ISKME/OER Commons
Andrew Rens, Shuttleworth Foundation
David Rosenfeld, Student PIRGs
Jan Philipp Schmidt, University of the Western Cape (UWC)
Mark Surman, Shuttleworth Foundation
Aleesha Taylor, Open Society Institute
Jimmy Wales, Wikimedia Foundation
Paul West, Commonwealth of Learning
Werner Westermann, Educalibre
David Wiley, Utah State University, COSL

Document Actions
This work is licensed under a Creative Commons Attribution 3.0 License.
Creative Commons License